José

Conoce a José

José

15 años es mucho tiempo. 15 años con dolor crónico debe de ser una eternidad. José reconoce que le costó mucho aguantarlo y que en varias ocasiones la gran intensidad de su dolor le dejó hundido y sin ánimos. Esta situación debe de haber sido difícil para un hombre que llevó una vida muy activa y trabajó duro. Finalmente se pudo controlar su dolor con los cuidados de un equipo de profesionales sanitarios. Ahora José quiere asegurarse de que otras personas no pasen por el mismo suplicio por el que pasó él, y esa es exactamente la razón por la que participa en nuestro programa.

Embajador de Pacientes

Antes de sufrir un accidente, Javier era feliz con su situación como marido y padre, repartiendo su tiempo entre la familia, el trabajo y las demás tareas. Javier colaboraba como voluntario en una organización sin ánimo de lucro y disfrutaba de su gran pasión: el motociclismo, realizando a veces largos viajes con su hijo. Su vida cambió de forma dramática tras el grave accidente sufrido en 2007, que le causó varias fracturas y una hemorragia interna, la cual casi terminó con su vida.

Paralizado por la debilidad, el dolor intenso y desesperado, Javier pasó nueve agotadores meses sufriendo durante las fisioterapias, las intervenciones quirúrgicas y los tratamientos hasta ser diagnosticado finalmente como paciente con dolor crónico. Durante este tiempo vivió una época de fortalecimiento espiritual, de lucha devota por su salud y de intensidad en sus relaciones personales. Cinco años más tarde y con la ayuda de un especialista, Javier ha encontrado un tratamiento efectivo cuyas reacciones adversas son soportables. Hoy describe su relación con el dolor crónico como una "convivencia pacífica". Ha vuelto a la vida activa, disfruta de cada día, aprecia la familia y los amigos y goza de sus viajes en moto.

Como Embajador del Dolor Crónico, Javier anima a otros pacientes a colaborar de forma activa con sus médicos y especialistas para llevar a cabo un plan de tratamiento adecuado.

Historia de Jose