Dolor crónico

Una enfermedad en sí

Generalmente se considera que el dolor es crónico si persiste durante más de seis meses [1], aunque puede que ya presente características de dolor crónico mucho antes. A diferencia del dolor agudo, el dolor crónico no tiene una función de aviso protectora y es una enfermedad en sí mismo.

El dolor crónico es una enfermedad muy frecuente. En Europa afecta a uno de cada cinco adultos (19%) y su prevalencia está aumentando. Un tercio de los pacientes europeos con dolor crónico sufre dolor intenso y casi la mitad tiene dolor constantemente. [2]

El dolor crónico deteriora significativamente la calidad de vida de los pacientes

La calidad de vida de un paciente puede verse tremendamente afectada por el dolor crónico si este dolor no se trata. Además de tener constantemente dolor, el paciente puede sufrir las  consecuencias del dolor, como trastornos del sueño, reducción de la movilidad o depresión. El dolor discapacita física, social y psicológicamente a estos pacientes:

  • Dos tercios de los pacientes con dolor crónico son menos capaces o incapaces de dormir
  • Aproximadamente el 60% de los pacientes con dolor crónico es menos capaz o incapaz de trabajar fuera de su domicilio
  • Una de cada cinco personas con dolor crónico tiene depresión diagnosticada como consecuencia del dolor
  • El 50% de las personas con dolor crónico es menos capaz de mantener unas relaciones familiares satisfactorias y de tener relaciones sexuales

Además de sus repercusiones sobre la calidad de vida del paciente, el dolor crónico también supone una carga financiera considerable para la sociedad. El dolor crónico es una de las formas de sufrimiento más coste-intensivas en los países industralizados4. En Europa, cada año se pierden casi 500 millones de días laborales a causa del dolor crónico, lo que supone un coste financiero para la economía europea de aproximadamente 34.000 millones de euros[3]. Una de cada cinco personas con dolor crónico ha perdido un trabajo a causa de su dolor.

[1] Wall PD, Melzack R: Textbook of pain, 1999
[2] Breivik H et al.: Survey of chronic pain in Europe: Prevalence, impact on daily life, and treatment. European Journal of Pain, 2006; 10:287-333
[3] Wiffen P: Pain – there is a lot of it. Eur J Hosp Pharm; 2013; 20:1

Última actualización:  30 jun 2014