Todo sobre el dolor

El dolor también se puede subdividir en tres tipos:

El dolor tiene muchas caras. El dolor puede ser pulsátil, constante, agudo, sordo o incluso penetrante. Para que el tratamiento del dolor sea satisfactorio es esencial diferenciar estas distintas manifestaciones del dolor, ya que aportan pistas sobre cuál es la causa del dolor y cuál es su lugar de origen. Por este motivo, el dolor también se puede subdividir en otros tres tipos, dependiendo de su causa y de la ubicación de su aparición: dolor nociceptivo, dolor neuropático y dolor psicogénico.

Dolor nociceptivo

Al dolor desencadenado por una lesión o daño titular se le denomina dolor nociceptivo. En este proceso se activan unos receptores llamados receptores nociceptivos, los cuales detectan los estímulos dolorosos y los transmiten al sistema nervioso central. La sensación de dolor procedente de la piel, los músculos, las articulaciones, los huesos o el tejido conjuntivo se denomina dolor somático. Es un dolor agudo y generalmente fácil de localizar. Si el origen del dolor es un órgano interno, como en el caso de un cólico biliar o una apendicitis, este dolor se denomina dolor visceral. El dolor visceral suele ser sordo, constante y bastante difícil de localizar.

Dolor neuropático

A diferencia del dolor nociceptivo, la causa del dolor neuropático no es una lesión tisular, sino una lesión o un trastorno funcionales de los propios nervios. El dolor suele ser urente, agudo y fulgurante. Algunos de los factores desencadenantes del dolor neuropático son trastornos metabólicos como la diabetes o enfermedades infecciosas como el herpes.

Dolor psicogénico

Este tipo de dolor no tiene una causa orgánica. Su causa son problemas psicológicos, que pueden ser difíciles de detectar. Antes de establecer el diagnóstico, hay que descartar todas las causas orgánicas posibles (es decir, todas las causas físicamente detectables). Para el paciente esto es frustrante, porque se suele tardar mucho tiempo en establecer el diagnóstico correcto y en instaurar el tratamiento del dolor adecuado.

Última actualización:  19 jul 2011