Conviviendo con terapias contra el dolor

Preguntas frecuentes

¿Qué es el dolor crónico?
¿Puede tratarse el dolor crónico de manera eficaz?
¿Qué son los analgésicos potentes?
¿Por qué nos referimos a los analgésicos potentes como narcóticos?
¿Los analgésicos potentes son adictivos?
¿Cuándo se prescriben los analgésicos potentes?
¿Cómo se administran correctamente los analgésicos potentes?
¿Los analgésicos potentes tienen reacciones adversas?
¿Es posible conducir cuando se toma analgésicos potentes?
¿Qué otros aspectos han detenerse en cuenta durante el tratamiento con analgésicos potentes?
¿Cómo se puede llevar de forma más sencilla el día a día tomando analgésicos potentes?

 

¿Qué es el dolor crónico?
Se considera que un dolor es “crónico” si persiste durante un periodo prolongado de tiempo (al menos entre 3 y 6 meses).

¿Puede tratarse el dolor crónico de manera eficaz?
Sí. Una terapia contra el dolor individualizada y eficaz, que puede incluir la administración de analgésicos potentes desde el inicio, ayuda enormemente a mejorar la calidad de vida de los pacientes.

¿Qué son los analgésicos potentes?
Los analgésicos potentes contribuyen a la inhibición fisiológica del dolor del sistema nervioso central. Esto incluye opioides clásicos, tales como la morfina o el fentanilo, así como sustancias de la clase “MOR-NRI” (Tapentadol).

Estos analgésicos potentes inhiben la transmisión de la señal dolorosa en la médula espinal hacia el cerebro. De este modo, ocupan los mismo sitios de unión que los opioides propios del organismo (=endorfinas).

¿Por qué nos referimos a los analgésicos potentes como narcóticos?
El opio (= morfina) es uno de los medicamentos más antiguos conocidos en el mundo. Ya era usado en Egipto hace 3.000 años como fármaco contra el dolor intenso. En aquella época, se acuñó la expresión “narcótico” para este tipo de sustancias, ya que se utilizaban para “narcotizar” el dolor.

¿Los analgésicos potentes son adictivos?
Los analgésicos potentes, especialmente los opioides, se asocian a menudo con síntomas de dependencia y abstinencia. Pero expertos en dolor de todo el mundo están de acuerdo en que el riesgo de dependencia psicológica es menor si estos fármacos son manejados correctamente.

Los analgésicos potentes modernos tienen un menor riesgo de crear dependencia por su particular mecanismo de acción y por el sistema de liberación sostenida de sustancia activa de los actuales comprimidos y apósitos. Si el medicamento se utiliza según lo previsto, es decir, si se prescribe la dosis adecuada y se administra correctamente, casi se puede descartar la dependencia psicológica.

¿Cuándo se prescriben los analgésicos potentes?
Los médicos ya no prescriben analgésicos potentes exclusivamente a pacientes con enfermedades graves. Actualmente, se prescriben analgésicos potentes en el estadío temprano de cualquier forma de dolor crónico con el fin de lograr un alivio del dolor apropiado.

¿Cómo se administran correctamente los analgésicos potentes?
Con el objetivo de proporcionar analgesia incluso en dolores de tipo persistente, deben alcanzarse niveles plasmáticos constantes del principio activo. Este es el motivo por el que los tratamientos para el dolor crónico deben ser administrados regularmente, de acuerdo a un horario estricto y a las instrucciones del médico.

¿Los analgésicos potentes tienen reacciones adversas?
En el tratamiento contra el dolor a largo plazo, los analgésicos modernos se sitúan entre los medicamentos menos agresivos. Sin embargo, pueden aparecer algunas reacciones adversas desagradables, especialmente al inicio del tratamiento.

Náuseas y vómitos son reacciones adversas potenciales. Estas reacciones suelen desaparecer con el paso del tiempo, pero constituyen una carga sobre todo al inicio del tratamiento. Esta es la razón por la que el médico puede prescribir los llamados antieméticos para reducir estos síntomas no deseados.

También pueden aparecer fatiga y cansancio al iniciar el tratamiento, pero éstos suelen reducirse después de un par de días. Una de las reacciones adversas más comunes de los opioides clásicos (como la morfina) son los problemas digestivos (estreñimiento), pero pueden ser fácilmente tratados con la ayuda de medicación y medidas de apoyo como la ingesta de líquido en cantidad suficiente, de alimentos ricos en fibra y, si es posible, actividad física.

Para todas las preguntas sobre posibles reacciones adversas, consulte con su médico.

¿Es posible conducir cuando se toma analgésicos potentes?
Los pacientes no deben conducir al inicio del tratamiento ni durante la titulación, ya sea una rotación de analgésico o cambio de dosis. Durante ese tiempo, se pueden presentar reacciones adversas que pueden reducir la capacidad de respuesta.

Tan pronto como se estabilice la dosis, el estado de salud general sea bueno y se haya explicado al paciente las posibles reacciones adversas y riesgos, será posible conducir, desde el punto de vista médico. Es aconsejable consultar con su médico para una decisión personalizada.

¿Qué otros aspectos han detenerse en cuenta durante el tratamiento con analgésicos potentes?

  • El paciente nunca debe dejar de tomar analgésicos potentes sin ayuda. Si no está satisfecho con el tratamiento, él o ella deberá consultar al médico otras opciones.
  • • Los viajes al extranjero tendrán que ser comunicados al médico al inicio del tratamiento ya que éste deberá emitir una autorización para el transporte de narcóticos que deberá ser aprobada por la máxima autoridad estatal en salud o el departamento encargado. Se especifican más detalles en la página web de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS):
    http://www.aemps.gob.es
  • Los pacientes deben abstenerse de tomar bebidas alcohólicas durante el tratamiento, ya que la respuesta al mismo podría verse disminuida.
  • Otros medicamentos sólo deberán ser administrados tras consultar con el médico, ya que pueden influir en el efecto de los analgésicos potentes.
  • Se recomienda llevar siempre una “identificación de opioides”, la cual ha de ser emitida por el médico correspondiente para que, en el caso de emergencia, el personal médico sepa que el paciente está siendo tratado con analgésicos potentes.

¿Cómo se puede llevar de forma más sencilla el día a día tomando analgésicos potentes?
Los siguientes consejos pueden tener un efecto positivo en el apoyo a la terapia médica del dolor crónico:

  • El estrés intensifica las enfermedades. Por lo tanto, debe ser evitado en la vida profesional y personal.
  • Usar conscientemente técnicas de relajación puede aliviar el dolor. El entrenamiento autógeno, la acupuntura, la hipnosis, y terapias similares pueden ayudar a influir de manera positiva en la sensación de dolor. Pero también los momentos diarios de ocio o, si es posible, realizar de manera frecuente actividad física ayuda a deshacerse del dolor.
  • La soledad intensifica las enfermedades. Mantener el contacto con amigos y seres queridos puede ser un cambio positivo. Asimismo, las personas afectadas pueden encontrar estímulo y comprensión en el intercambio de experiencias y sensaciones con otras personas en los grupos de autoayuda.
  • Podemos generalizar que un estilo de vida saludable, con una dieta equilibrada, una ingesta de líquidos y descanso nocturno suficientes y evitar el alcohol, contribuyen a un mejor bienestar.